LA LEY BELGA SOBRE LA CONTINUIDAD DE LAS EMPRESAS TIENE POCA ACEPTACIÓN

La ley sobre la continuidad de las empresas (LCE) que, en abril pasado, cumplió su tercer aniversario no ha alcanzado el nivel grado de eficacia perseguido. El objetivo de la LCE consiste en ofrecer a las empresas con dificultades un «tiempo muerto» para reorganizarse y, mientras tanto, estar a cubierto de los acreedores. Durante el período de amnistía que no será superior a 6 meses, no podrá declararse la empresa en quiebra ni realizar ningún embargo por parte de los acreedores.

Un estudio realizado sobre la utilización de la LCE refleja que, si bien el número de adhesiones a la misma ha aumentado considerablemente (1.367 en 2011, 1246 en 2010 y 640 en 2009), las empresas que más la utilizaron fueron pequeñas empresas (sociedades anónimas y sociedades de responsabilidad limitada). A finales de 2011, de las 1367 empresas que solicitaron la aplicación de la LCE, 725 eran SRL y 282 SA que, también cabe destacar, representan un porcentaje mínimo del total de este tipo de empresas que han cerrado sus puertas por razones económicas (6.464 SRL y 894 SA). El sector que más ha solicitado el amparo de la LCE fue el terciario (servicios al por mayor y al por menor, establecimientos hoteleros, restaurantes y bares).

 

Fuente: Actualidad Exterior; MEYSS;  L’ ECHO 20/9

 

0 Comentarios

Contesta

© 2013 - 2021 Forelab - Foro Español de Laboralistas

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?